Has trabajado en tu perfil de LinkedIn, tienes una red de contactos de primer nivel que son clientes potenciales, has recibido recomendaciones, tu SSI ha aumentado ¿Y ahora qué? Es el momento de empezar a publicar contenidos en LinkedIn. Te contamos qué publicar, qué no publicar y la mejor forma de hacerlo.

Es evidente que LinkedIn es una red social profesional que cuenta con millones de usuarios en todo el mundo. Esto significa que su potencial, tanto para empresas como para profesionales, es enorme, pero no se trata solo de estar y actuar en la red, sino de tener un objetivo que marque la línea de los contenidos que publiques.

¿Qué no debes publicar en LinkedIn?

Es probable que, si has observado las publicaciones que se hacen cada día en LinkedIn, hayas visto de todo, pero hay cosas que se deben evitar, porque no podemos olvidar que no es Facebook o Instagram.

Estos son algunos ejemplos de contenidos que consideramos que se deben evitar:

  • Saludos diarios sin un mensaje concreto.
  • Fotos de ocio en situaciones personales.
  • Publicaciones que hablen de tus productos o servicios sin aportar valor o hablar de la necesidad que pueden tener los potenciales clientes.
  • Citas o frases de personajes célebres en exceso.

¿Qué contenidos debes publicar en LinkedIn?

Lo primero que debes hacer, antes de publicar en LinkedIn, es pensar qué valor aporta tu publicación a los clientes potenciales de tu negocio. Una vez que conozcas ese valor, los contenidos que puedes publicar son:

  • Textos. Tienen un buen engagement, pero debes aportar información que tenga valor, utilizar preguntas abiertas para generar debate e incluir las etiquetas que correspondan a tu negocio y por las que te puedan encontrar.
  • Vídeos. Deben ser vídeos cortos (máximo 1 o 2 minutos), con un objetivo definido y que atrapen la atención.
  • Fotos. Las imágenes suelen funcionar muy bien, pero deben estar relacionadas con temas profesionales e ir enfocadas hacia tus clientes.
  • Post en tu blog. Cuando hayas definido a tus potenciales clientes y tengas claro qué palabras clave quieres posicionar con tu web, puedes empezar a escribir en tu blog y compartir los posts en LinkedIn, de manera que tengan visibilidad y atraigas visitas a tu página.
  • Post en LinkedIn. Los posts escritos directamente en LinkedIn generan una mayor visibilidad, por lo que pueden ser clave para tu estrategia.
  • Comentarios a otras publicaciones de terceros. Es una forma de dar a conocer tus conocimientos y aportar información a tus contactos.
  • Eventos profesionales.  Puedes contar lo que te sucede como profesional y como empresa en tu día a día, en eventos, cursos, reuniones etc.
  • Infografías. Son muy ilustrativas aunque no debes abusar y tendrás que tratar temáticas que muestren tus conocimientos.
  • Contenidos de terceros. Es una manera de generar confianza y crear relaciones con tus contactos.

Tal y como has podido ver, se pueden publicar muchos tipos de contenidos en LinkedIn pero deben estar muy enfocados para que sean eficaces. Es fundamental que veas las interacciones que logra cada publicación y analices lo que mejor funciona.

¿Necesitas ayuda con tus publicaciones en LinkedIn para mejorar tu marca personal? Contacta con nuestra agencia certificada en LinkedIn Sales Solutions Training Partner.