Lo hemos dicho en anteriores posts y debe ser un mantra para ti, si quieres lograr tus objetivos en LinkedIn: no basta crear un perfil y esperar, hay que actuar. No sirve de mucho tener un perfil, optimizado y muchos contactos que pueden ser potenciales clientes, si no tienes una rutina diaria en LinkedIn. Te contamos qué puedes hacer.

Tu rutina diaria en LinkedIn para mantenerte visible a tus contactos

Lograr buenos resultados con LinkedIn es una cuestión de perseverancia y de tener los objetivos a lograr muy claros. Dedicar un poco de tiempo a LinkedIn cada día puede ayudarte a alcanzar tus metas. Todos tenemos poco tiempo, pero en LinkedIn puedes realizar acciones sencillas que te ayuden a mejorar y que se conviertan en un hábito, te proponemos algunas:

  • Analiza quién ha visto tu perfil. Te llevará poco tiempo y podrás ver si estás atrayendo a potenciales clientes o empresas interesadas en contratarte. En el caso en que utilices la versión gratuita de LinkedIn, verás las 5 últimas visitas, y si usas la versión Premium podrás ver todas las visitas.
  • Consulta las invitaciones que te hayan enviado. Puedes ver el perfil de las personas que quieren contactar contigo, las posibles sinergias que podrían existir y enviar una respuesta personalizada a cada invitación.
  • Responde a los correos que hayas recibido. Si una persona ha contactado contigo por correo, responde con un tono profesional y agradece el mensaje.
  • Revisa las notificaciones. Podrás ver novedades de tus contactos (ascensos, nombramientos etc.), las personas que han visitado tu perfil o aquellas que han interactuado con tus publicaciones (con comentarios o recomendaciones).
  • Busca perfiles que sean de tu interés y envía invitaciones. Las invitaciones deben ser siempre personalizadas, para ello puedes seguir los siguientes consejos: utiliza el nombre de la persona a la que te diriges, explica de qué conoces a esa persona y por qué quieres conectar con ella, sé amable en el mensaje y en la despedida.
  • Analiza las publicaciones de tus contactos. Puede que encuentres información interesante que puedas recomendar o comentar.
  • Comparte contenido que demuestre tu expertise profesional. Pueden ser artículos de tu blog, artículos escritos directamente en LinkedIn, reflexiones, fotos, vídeos, publicaciones de otras personas, infografías. En un post anterior hemos comentado ampliamente qué contenidos publicar en el perfil de LinkedIn.

Aunque no son diarias, otras acciones que pueden convertirse en una rutina son las siguientes:

  • Revisa el posicionamiento de tu perfil. Cada semana, por ejemplo, puedes ver el SSI de tu perfil, medir las visitas que has recibido, las recomendaciones de tus publicaciones y las veces que alguien ha comentado o compartido una de tus publicaciones.
  • Busca grupos de profesionales relacionados con tu actividad. Son una forma de tener más visibilidad y contactar con otros profesionales.

En definitiva, se trata de introducir LinkedIn como un elemento más de tu rutina de trabajo para generar nuevos clientes y colaboraciones.

¿Necesitas ayuda con tu estrategia en LinkedIn? Contacta con nuestra agencia certificada LinkedIn Sales Solutions Training Partner.